Commodities

Las exportaciones de maíz siguen superando marcas y las de soja se acompasan con el 2019

Emilce Terré - Javier Treboux - 22 de Mayo de 2020
Luego del récord de abril, las exportaciones de maíz continúan en gran ritmo, mientras el complejo soja parece recuperarse de un mal inicio de campaña. Los negocios anticipados por maíz de la nueva campaña ya superan ampliamente a los del año previo.

 

En la recta final de la cosecha de soja, que alcanzó el 91% del total del área a nivel nacional según datos de MAGyP, y promediando la mitad de la trilla de maíz (53% de avance), el sector exportador continúa batallando contra las adversidades que signan la campaña para colocar la producción nacional en los mercados externos. A pesar de la mayor bajante en los últimos 50 años, y de los mayores cuidados puestos en cumplir los protocolos precautorios para limitar el contagio con COVID-19, en la primera quincena de mayo los embarques de maíz se mantuvieron por encima del año pasado, mismo que para aceite y poroto de soja, con la harina de soja en niveles similares a 2019.

Las exportaciones de maíz continúan con gran ritmo, luego de marcar un récord en el mes de abril con un estimado cercano a las 4,2 millones de toneladas según datos de embarques; en tanto que las exportaciones del complejo soja, que se vieron algo ralentizadas en dicho mes, dan señales de haberse regularizado en lo que va de mayo. 

En total, desde los puertos nacionales se embarcaron 1,8 millones de toneladas de maíz en la primera quincena de mayo, un 6% más que en las mismas semanas de 2019; es necesario recordar que en mayo del año pasado, las exportaciones de maíz marcaron un récord para ese mes con algo más de 4 Mt exportadas por lo que este año tiene serias posibilidades de batir la marca. Así, en lo que va de la campaña comercial externa de maíz, que comenzó en el mes de marzo, las exportaciones argentinas del cereal habrían alcanzado ya las 9,5 millones de toneladas, unas 240.000 toneladas por delante del año pasado en el mismo período. Para cobrar dimensión de esta marca, baste recordar que en la campaña 2018/19 las exportaciones de maíz ya habían tocado un récord histórico de 37 millones de toneladas, por lo que la base de comparación resulta de por sí extraordinaria.

En cuanto al desempeño del complejo soja en la primera mitad del mes de mayo, las exportaciones de harina se ubicaron prácticamente al nivel del año pasado, con 1,4 Mt embarcadas, en tanto que los despachos de aceite de soja resultan un 6% superiores a las de 2019 y los embarques de poroto de soja crecieron un 30% interanual.

Aun así, si tomamos todo el período que va de marzo al 15 de mayo, vemos que las exportaciones de harina de soja todavía no alcanzaron a las del 2019, ubicándose 13% por debajo del año pasado, totalizando unas 5,5 Mt entre marzo y la primera mitad de mayo. Las exportaciones de porotos en el período ya se hallan un 40% por encima del año previo con casi 2 Mt, mientras que los embarques de aceite ya superan en un 8% al año previo con 1,1 Mt.


Comienza a perfilarse la campaña de maíz 2020/21

Mientras aún resta por trillar el maíz de siembra tardía sobre gran parte del territorio y los ojos de todos se posan sobre lo que será la campaña fina que comienza a sembrarse, tanto exportadores cómo productores empezaron ya a perfilar lo que será la campaña maicera 2020/21. Actualmente, el ritmo de compromisos anticipados de compra-venta en el mercado interno es el más voluminoso en el registro, habiéndose comprometido a la fecha 1,5 Mt de maíz, que comenzará a ingresar a las plantas de los compradores recién a partir de febrero de 2021. Esto se ubica por delante de las 1,3 Mt que se llevaban a la misma semana del año pasado, con la particularidad de que casi la totalidad de los negocios se realizaron en condiciones de precio a fijar.

La novedad en el mercado doméstico en la última semana, fue la aparición de ofertas abiertas de compra por maíz tardío 2020/21, que se sumaron a las ofertas para las posiciones de maíz temprano que ya se vienen registrando en las últimas semanas. Por el cereal con entrega en junio 2021 se ofrecieron en el correr de la semana US$ 115/t, con la oferta para julio en US$ 110/t; mientras tanto, las ofertas por el cereal con entrega entre abril y mayo continuaron en torno a los US$ 120/t. 


Los futuros de soja y maíz en Chicago lateralizan a la espera de nuevas compras por parte de China

El gobierno de China habría pedido a las empresas que comercializan y procesan alimentos en ese país que aumenten sus inventarios de cereales y oleaginosas, a modo de poder responder ante una posible segunda ola de casos de coronavirus que pueda empeorar las tasas de infección en otros países e incremente la presión sobre las líneas de suministro a nivel global.

El gobierno habría instado a los comerciantes de granos privados y estatales, así como a los productores de alimentos, a adquirir mayores volúmenes de soja, aceite de soja y maíz durante comunicaciones que las empresas mantuvieron con el Ministerio de Comercio de China en los últimos días, según relevó la agencia Reuters durante la semana.

En este marco, las compras recientes de soja por parte de China a los EE.UU. han aumentado las esperanzas de que el gigante asiático acelere su programa de compras de productos agrícolas estadounidenses, en un intento además por cumplir con el acuerdo comercial firmado entre los países. En este sentido, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos informó que, en la semana que finalizó el 14 de mayo, China compró 737.000 de soja estadounidense de la campaña pasada y 462.000 de soja de cosecha nueva; esto totaliza unas 1,2 Mt, la segunda mayor compra semanal en más de un año. 

A pesar de esto, aún persiste entre los operadores la preocupación de que la tensión política entre China-EE. UU., relacionada con acusaciones de altos funcionarios estadounidenses en torno al papel de China en la pandemia de coronavirus, pueda obstaculizar las nuevas ventas.

En la última semana, los futuros de maíz se mantuvieron prácticamente invariables en el mercado de referencia, con el contrato próximo ajustando en US$ 124,9/t. En el caso de la soja, la posición julio cerró con una variación semanal negativa de 0,5%, para cerrar el día jueves en US$ 305/t.