Economía

Desarrollo sostenible y Reportes de sostenibilidad

María Carolina Garzón Moresi - 19 de Mayo de 2021
Incorporar la sostenibilidad a la estrategia transversal de las compañías es central para su supervivencia, crecimiento y desarrollo futuro.

 

En 1987, la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo fijó un ambicioso objetivo de desarrollo sostenible, que describió como “desarrollo que satisface las necesidades del presente sin poner en riesgo la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

 

Muchas organizaciones están realizando un proceso de transformación a través de la creación de valor sostenible en su triple impacto social, ambiental y económico. De esta manera contribuyen al desarrollo sostenible a través de la gestión y giro habitual de la organización y del trabajo conjunto con los grupos de interés con los cuales se relaciona.

 

A medida que una organización incorpore en su gestión la conciencia del triple impacto de forma estratégica y transversal en todas sus áreas, alcanzará alinearse a las exigencias del mercado actual haciendo una entidad más sustentable, y posicionando a la organización a la altura de las políticas de las firmas exitosas.

 

Esta visión es una forma de conducir las organizaciones. Es una fuente de oportunidades de innovación y de ventaja competitiva.

 

Conlleva el compromiso de la inclusión social superando contactos aislados vinculados a enfoques meramente asistencialistas, coyunturales y de corto plazo, para ir sustituyéndolos por un desarrollo local sustentable basado en beneficios recíprocos.

 

En el último tiempo ha quedado demostrado que incorporar la sostenibilidad a la estrategia transversal de las compañías es central para su supervivencia, crecimiento y desarrollo futuro.

 

En este proceso de transformación juega un rol esencial la elaboración de informes o reportes de sostenibilidad.

 

 

¿Qué es un reporte de sostenibilidad?

 

Un reporte o informe de sostenibilidad es un documento que refleja de manera suficiente los impactos sociales, ambientales y económicos de una organización y la gestión de dichos impactos, en un período determinado. Tiene como destino los grupos de interés priorizados. El contenido del reporte debe ser material o relevante para esos grupos de interés, siendo útil para sus valoraciones y toma de decisiones.

 

Si la organización informante utiliza el reporte de sostenibilidad como una herramienta de gestión, se tratará de un documento vivo, en continua evolución y desarrollo.

 

Es estratégico contar con el apoyo de la alta dirección en el proceso de elaboración del reporte en las distintas fases para el éxito del informe.

 

 

¿Cuál es la metodología recomendada?

 

Global Reporting Initiative (GRI), es la metodología más utilizada a nivel mundial para elaborar reportes de sostenibilidad.

 

“Los Estándares GRI crean un lenguaje común para las organizaciones y los grupos de interés, con el que los impactos económicos, ambientales y sociales de las organizaciones pueden ser comunicados y comprendidos. Los Estándares se han diseñado para fomentar la comparabilidad global y la calidad de la información sobre estos impactos y posibilitar una mayor transparencia y rendición de cuentas por parte de las organizaciones”.

 

“La información presentada a través de la elaboración de informes de sostenibilidad permite a los grupos de interés internos y externos formarse opiniones y tomar decisiones informadas sobre la contribución de una organización al cumplimiento del objetivo de desarrollo sostenible”.

 

 

¿Cuáles son las oportunidades que encierra la elaboración de informes o reportes de sostenibilidad?

 

Las oportunidades que nacen del proceso de esta práctica son de suma importancia y destacamos:

 

  • Dar forma a la estrategia empresarial: Es necesario que la sostenibilidad esté integrada en el core business de la estrategia de la organización y, para hacer dicha integración, es necesario hacer un ejercicio de identificación de objetivos y valoración del desempeño social, ambiental y económico, que es precisamente lo que encontramos en el reporte empresarial.

 

  • Medir para poder gestionar: Lo que no se mide se desconoce y lo que no se conoce no se gestiona.
  • Impulsar la toma de decisiones sostenibles en todos los niveles de la organización.

 

  • Analizar el desempeño en materia de sostenibilidad de las organizaciones y contar con la línea base que se vuelca en un reporte y construir desde allí.

 

  • Generar confianza y atraer inversiones a través de la transparencia.

 

  • Promover el aprendizaje y la concienciación, así como la difusión de buenas prácticas en materia de sostenibilidad.

 

 

¿Por qué hacer un reporte de sostenibilidad?

 

El informe de sostenibilidad es clave para una gestión responsable y una comunicación e información adecuadas y oportunas, que involucren la participación de los grupos de interés.

 

¿Cuáles podrían ser las fases del desarrollo de un reporte de sostenibilidad?

 

Hay varios caminos para llegar a una misma meta. A continuación se muestra una vía, transitada por varias empresas, y que resultó útil para la elaboración de este tipo de reportes.

 

Fase 1.- Definición de los contenidos del reporte y las coberturas de los temas.

 

La fase más relevante y de la cual se desprende el resto de la confección del reporte es la definición de los contenidos. Se trata de información estratégica y relevante a ser llevada al reporte de sostenibilidad y requiere:

  •  Realizar un análisis del contenido, evaluando si está en condiciones de ser reportado,
  • Identificar los componentes de gestión y los que requieren un mayor desarrollo y los indicadores de desempeño a ser recopilados en el período a reportar.
  • Evaluar la gobernanza de la organización respecto si está lista para reportar.
  • Recopilar información útil como herramienta de gestión de la creación de valor sostenible y la gestión del triple impacto.

 

Para obtener la definición de los contenidos del reporte y las coberturas de los temas se precisa llevar a cabo un proceso de materialidad. Puede llevarse a cabo a través de un trabajo conjunto con la gobernanza de la organización y participación de los grupos de interés. La calidad y credibilidad del reporte depende del modo en que se desarrolla esta etapa. Como herramientas para el logro de estos contenidos se pueden diseñar fichas de diálogo y matrices, tal como la matriz de importancia de los impactos sociales, ambientales y económicos & valoración e influencia de los grupos de interés. Los resultados provistos por estas herramientas deben ser firmados por los responsables de área como documentación de respaldo de esta fase del reporte.

Los resultados obtenidos se entregan para la validación de la alta dirección.

En este proceso, se debe asegurar el cumplimiento de los principios de contenidos propuestos por el GRI, a saber:

 

Inclusión de los grupos de interés: identificación de los grupos de interés y explicación de cómo ha respondido a sus expectativas e intereses razonables.

 

Contexto de sostenibilidad: presentación  del desempeño de la organización en el contexto más amplio de la sostenibilidad.

 

Materialidad: el informe debe tratar temas que:

- reflejen los impactos significativos económicos, ambientales y sociales de la organización informante.

- influyan sustancialmente en las valoraciones y decisiones de los grupos de interés.

 

Exhaustividad: el reporte debe incluir el logro de los temas materiales y sus coberturas, que deben ser suficientes como para reflejar los impactos económicos, ambientales y sociales significativos y permitir que los grupos de interés evalúen el desempeño de la organización informante en el periodo objeto del informe.

 

También, durante el proceso de materialidad, se determinan los principios de calidad priorizados por la organización informante y sus grupos de interés más relevantes para cada tema material. Los principios de calidad del reporte son: equilibrio, precisión, claridad, fiabilidad, puntualidad y comparabilidad.

 

Una vez definidos los temas materiales a reportar,  la organización informante brinda una explicación acerca del por qué son relevantes esos temas, los enfoques de gestión e indicadores de desempeño asociados a cada uno. 

 

Luego se seleccionan los indicadores del GRI que reflejen los temas materiales para sus grupos de interés y/o su área, y definiendo la cobertura.

 

Fase 2.- Capacitación acerca de los indicadores de desempeño social, ambiental y económico  para reportar.

 

Es conveniente brindar una capacitación a la gobernanza de la organización sobre el modo de presentar la información a reportar según los estándares del Global Reporting Initiative (GRI) para que estén en condiciones de preparar la información a ser incluida en el reporte según lo definido en la fase 1 y alinearse a la metodología empleada.

 

Fase 3.- Seguimiento de la recopilación de los indicadores para el reporte.

 

Se recomienda designar a un responsable preparado en el tema para que pueda realizar este seguimiento y confrontar los resultados que vaya recibiendo con los estándares GRI y realizar las correcciones que sean necesarias.

 

Fase 4: Definición de objetivos/metas de creación de valor sostenible por área junto a indicadores de desempeño.

 

Esta fase es clave para hacer del reporte una herramienta de gestión y de mejora continua en las contribuciones positivas al desarrollo sostenible. Publicar los objetivos/ metas de creación de valor, contribuye a afianzar este compromiso.

 

Fase 5: Redacción del Reporte de Sostenibilidad.

 

Se integran los resultados obtenidos en las fases 1, 3 y 4, en el reporte de sostenibilidad siguiendo el resto de los estándares GRI universales, de contenidos y los temáticos que respondan al proceso de materialidad.  

Fase 6: Revisión del Reporte de Sostenibilidad por parte de la alta gerencia. 

 

Es una fase necesaria para la aprobación y publicación del reporte. Al mismo tiempo, contribuye al compromiso de la alta gerencia con el desarrollo sostenible y sus grupos de interés.